El monopolio mediático provoca el auge de los medios alternativos de comunicación

“Las noticias falsas se han convertido en una trampa en la que caen millones de personas que están acostumbradas a confiar en los grandes nombres de los medios”, ha afirmado la directora del grupo RT, Margarita Simonián durante la tercera edición del foro mediático de Rusia y China.

Y el conflicto sirio es sin duda uno de los temas principales que está rodeado por la propaganda mediática y todo tipo de historias inventadas en las redes sociales. Cómo distinguir la realidad de la mentira nos lo cuenta Lina Kandakzhi, periodista internacional y profesora del Departamento de Medios de Comunicación de la Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos, de origen sirio.

A la luz “uno de los ‘fakes’ más aterradores sobre Siria”

La periodista señala que el pueblo sirio ahora está dividido en dos: los que creen en las provocaciones de los medios occidentales y Al-Jazeera [el canal de televisión estatal de Catar] y los que entienden que todo esto es un juego político.

“Voy a poner un ejemplo, y ustedes decidan por sí mismos qué creer y qué no. La historia del niño herido en Alepo. Occidente hizo de él una verdadera víctima del régimen de Assad. El pobre niño fue mostrado por  todos los canales de televisión de todo el mundo, llamando a la compasión y gritando a los cuatro vientos “¡Assad es un asesino!”, “¡Assad debe irse!” y cosas por el estilo. ¿Qué vemos hoy? Hoy en día, al principal propagandista árabe, Al-Jazeera, poco a poco se le están cortando los canales. Catar ha sido bloqueado y otra vez surge la historia del niño. Pero ahora su padre cuenta una historia completamente contraria“.

Redes sociales VS televisión

La experta también destaca que en tiempo de guerra el periodismo sirio se encuentra en una situación difícil porque muchos periodistas fueron asesinados por las balas de los terroristas. “Los chicos se arriesgan y se meten en los lugares más peligrosos, en contraste con los periodistas occidentales, a los que nunca vas a encontrar en los puntos calientes de Siria, sino en el vestíbulo del hotel Four Seasons de Damasco”, señala.

Es por esto a menudo las redes sociales pasan a primer plano cuando se habla de la información. “Hoy en día los jóvenes no salen de la red social, escriben activamente en Twitter. A menudo me entero gracias a Twitter de que ha habido un bombardeo en Damasco”, señala Kandakzhi.

La experta afirma que las redes sociales juegan ahora un papel muy importante, incluso más que la televisión, porque es el canal que llega a más gente. Es por eso que por ellas se propagan con tanto éxito las noticias falsas.

“Hay mucha mentira sobre la guerra en Siria en la Red. Los periodistas profesionales deben revisarlo todo varias veces, pero a los medios occidentales les gusta sacar noticias falsas de inmediato“, aseveró.

Los medios de EE.UU., “demasiado cobardes” para investigar el supuesto ataque químico en Siria

A pesar de la guerra…

Hablando del supuesto sufrimiento del pueblo sirio, causado por el régimen de Assad, según los medios occidentales, la periodista ha asegurado que, a pesar de la guerra en las ciudades se abren cafeterías, no hay problemas con los alimentos.

“Se puede comprar absolutamente de todo en las tiendas. En las farmacias venden medicamentos difíciles de conseguirincluso en Rusia. Todavía hay atención médica gratuita, a cada familia, independientemente de su condición social, se le asigna un paquete social con alimentos que incluye arroz, azúcar, harina y un poco de comida enlatada. Así era antes de la guerra y así es ahora. Sea usted el más pobre y o el más rico, lo va a recibir”, afirma.

“Los sirios están cansados de la guerra, lo que realmente quieren es que vuelva la paz. Quieren que sus hijos jueguen a la pelota en las estrechas calles orientales, como antes; quieren que el mundo los deje en paz. Antes de la guerra Siria era el país más pacífico y más acogedor del mundo”.

En América Latina también los medios siguen concentrados, las redes sociales y medios alternativos no paran de crecer. ¿Son el camino para garantizar el derecho a la comunicación?

Monopolios mediáticos o redes sociales: ¿Quién tiene el poder en América Latina?

Recientemente, varios países latinoamericanos se animaron a cuestionar el poder de los grupos monopólicos que, hasta ahora, decidían qué miramos, cómo lo miramos y cuándo lo miramos. Al mismo tiempo, las redes sociales crecieron como nunca antes y empezaron a disputarle a los grandes medios de comunicación la potestad de informar.

Por primera vez en mucho tiempo, se puso sobre la mesa que la información es un derecho humano y los latinoamericanos empezaron a denunciar las mentiras de los grandes medios de comunicación.

El caso de Ayotzinapa

Un claro ejemplo de ello es el caso de Ayotzinapa. Cuando los 43 estudiantes mexicanos desaparecieron, al principio los medios lo silenciaron, pero las movilizaciones fueron tan grandes que, al final, el Gobierno de Enrique Peña Nieto tuvo que dar una versión de los hechos —la llamada ‘Verdad histórica’—, aunque no todos se la creyeron.

En México, el mapa de medios está claro: el poder se lo disputan dos gigantes, TV Azteca y Televisa, que pelean por una audiencia de más de 130 millones de habitantes.

Durante medio siglo, los mexicanos solo vieron lo que les querían mostrar pero, en un momento, la audiencia despertó para pedir derecho de réplica y que se abran las puertas para que los padres de familia puedan exponer en los medios de comunicación los puntos que los tienen inconformes.

“Se han dicho muchas mentiras por las televisoras, que son como portavoces del Gobierno”, denuncia la activista Leticia Estrada, quien explica que lo que exigían era que les dieran “el derecho a la voz” a los padres y a los normalistas “para que digan la verdad”.

“Rebelión y hartazgo ciudadano”

Así, mientras la televisión seguía callada, el tema explotaba en las calles, los medios alternativos y las redes sociales.

El periodista Jenaro Villamil señala que el ascenso de las redes sociales ha sido “vertiginoso” e “impresionante” en México, sobre todo desde finales de 2014, a raíz de la crisis de Ayotzinapa. Desde entonces hasta la fecha, ha habido una “auténtica rebelión ciudadana” fruto del “hartazgo” expresado “en las redes digitales”.

Mientras tanto, los medios mostraron el caso totalmente tergiversado. “Decían que éramos rojos, que éramos de un grupo de delincuencia organizada” pero, con el tiempo, aprendieron “a no hacer tanto caso” de lo que digan los medios de comunicación, pues ya habían visto cómo estigmatizaban “otros movimientos sociales” y “a otros luchadores” sociales, incluidos “defensores de derechos humanos, periodistas, migrantes y mamás que buscan a sus desaparecidos en todo el país”, recuerda Omar García, uno de los supervivientes de Ayotzinapa.

¿Somos ciudadanos informados y libres?

La situación en México es muy clara, pero el panorama en la región no es mucho mejor. Por eso, todavía hablan de “incidentes” cuando, en realidad, es represión; hablan de “libertad de expresión”, cuando no dudan en hacer callar las voces; ponen “institucionalidad”, cuando se trata de un golpe de Estado; titulan “vandalismo”, cuando lo que hay es lucha por igualdad de derechos; y ponen noticias de delincuencia en vez de hablar de desigualdad.

En estas circunstancias, las preguntas que surgen son: ¿Alcanzan las redes sociales para mostrarnos el otro lado de las cosas? ¿O, en realidad, solamente se está creando un nuevo monstruo de concentración de poder? ¿Somos ciudadanos realmente informados? ¿Somos ciudadanos libres?

Comentario de Editorial

Es un hecho la desinformación provocada desde los medios masivos y los intereses a quienes responden, alentando uno y otro bando con el fin de generar conflicto, y luego proponer una alternativa a la que nadie podrá rechazar (típica tesis Hegeliana).

El auge de nuevos medios alternativos no es solo una cuestión de adelanto de la cuota de mercado frente a los tradicionales, sino un gran retroceso en la libertad informativa latente, y responde a una necesidad de la gente a recibir la información correcta ante tanta manipulación.

Fuente:https://actualidad.rt.com/actualidad/243464-medios-redes-sociales-america-latina

Leave a Reply